Crítica #19: Nuclear Throne

It’s not fair, it’s not right, there’s no reason to fight. But still that is our daily lives…

Ah, Nuclear Throne. Ese juego que se ha tragado 300 horas de mi vida. Es una barbaridad, pero no me extraña; es un juego terriblemente adictivo. Me pasé varios meses jugando una hora al día (o más si era fin de semana) hasta que lo desbloqueé todo y descubrí los horrores del loop 3. Ahora lo juego de forma ocasional cuando no sé qué hacer y quiero matar cosas.

Es un buen juego, sin duda, aunque no es perfecto. Y no lo digo porque Lil’ Hunter sea excesivamente malvado; el problema lo tenéis vosotros por no saber jugar. No tenía muchas ganas de hacerle una crítica pero varias personas me lo han pedido y me sabe mal decir que no. Así que allá vamos. FLÄSHYN.

Técnicamente la crítica tiene spoilers, pero bueno, tampoco es que sea muy grave descubrir qué zona viene después de otra, o qué jefes existen en el loop. No creo que os pase nada por saber estas cosas antes de tiempo si sois mancos y no habéis pasado del Trono. Je je je.


1. JUGABILIDAD Y MECÁNICAS

Suelo empezar con el apartado ‘Historia’ en las críticas a juegos (los FNAF, básicamente) pero Nuclear Throne no se centra en explicártela, así que no necesita su propio apartado. Ya sabéis lo básico: el juego ocurre en un posapocalipsis nuclear y el planeta se ha llenado de mutantes que se asesinan unos a otros con el objetivo de sobrevivir. Existe la leyenda de un trono, el Nuclear Throne, que cuenta que si alguien se sienta en él devolverá el mundo a la normalidad. ¡Y llegar a él es tu objetivo!

Y si Nuclear Throne no tiene mucho interés en contarte su historia es porque confía plenamente en que sus mecánicas serán suficiente para convencerte. Y creo que lo consigue plenamente. Son sencillas, las vas a entender en dos minutos, y sin embargo son extremadamente satisfactorias. Es aquello del juego que cuesta muuucho mejorar; funcionan demasiado bien. Divierten, son adictivas y nunca te cansas de ellas.

El concepto es muy sencillo: mata todo lo que se mueva y esquiva las balas. Hay cinco tipos de armas y puedes llevar dos a la vez; luego cuentas con las habilidades específicas de tu personaje y las mutaciones que ganas al subir de nivel. Las diferentes combinaciones de personajes, mutaciones y armas que puedes hacer consiguen que cada ronda tenga su toque único, con sinergias diferentes cada vez.

Todo esto está muy chulo y hace que el juego sea entretenido, pero no adictivo. Otros juegos del mismo estilo como Enter The Gungeon también tienen sus mecánicas únicas, pero no por eso los sigo jugando tras más de 300 horas. Lo que hace de Nuclear Throne un juego realmente bueno es la combinación de estas mecánicas con mucha velocidad y mucha dificultad.

Es rápido, vertiginoso. En un minuto llegas al primer jefe, y el trono te lo encuentras tras un cuarto de hora (o menos). En un par de minutitos más ya estás en el loop… ¡Si es que llegas! Porque las rondas suelen ser cortas a no ser que sepas jugar muy bien. Una ronda de una hora ya es algo larguísimo. Lo normal cuando eres un novato es durar entre cinco y diez minutos, y entonces adiós. Que progreses tan rápido y a la vez mueras tan pronto consigue que las rondas no sean cansinas ni se hagan pesadas, y cuando mueras no pasarán más de cinco segundos hasta que le des al botón de ‘Restart’.

Además, el poder morir tan rápido le añade una buena dosis de adrenalina a cada partida. En el loop 2 es especialmente terrible. Vale, entro al nivel con la vida llena, la munición al máximo y Strong Spirit activado. Da igual, como te atropelle una de las dos furgonetas vas a estar al borde de la muerte. Y si encima salen Elite Shielders cuando aparca, vas a reírte un rato. Estás en peligro constante, no puedes estar seguro de lo que pasará, y cuando te meten en una situación complicada y sobrevives es muy gratificante. ¿Qué gracia tiene entrar en una sala y saber que, si cometes un error bestia, como mucho te quitarán parte de la vida? Aquí o juegas bien o te vas.

Y por último también están esos pequeños detalles que perfeccionan la experiencia. Las sacudidas de pantalla cuando revientas bichos grandes o usas armas tochas, los cadáveres rebotando un poco tras matar un enemigo (o mucho, si tienes Impact Wrists), el pequeño retroceso que hace tu personaje al usar un arma potente, los ruidos de las armas y los enemigos, que te indican lo amenazantes que son… Y tampoco me puedo olvidar de las explosiones, que tanto complacen mis sentidos.

En resumen, la jugabilidad de Nuclear Throne es muy gratificante; además de tener unas mecánicas buenas que entretienen, consigue engancharte y satisfacerte gracias a la velocidad, la dificultad y los pequeños detalles. Todo esto se combina maravillosamente (punto positivo).

De la dificultad se puede hablar todavía más, así que le dedico su propio apartado.

2. DIFICULTAD

Hacer que un juego sea difícil está bien, pero hay que ir con mucho cuidado. Para que una experiencia infernal sea disfrutable el juego también tiene que ser justo, y esto no es así en muchos juegos que alardean de su dificultad. Evidentemente ningún juego puede ser justo al 100%, porque a veces es inevitable que el azar influya, pero Nuclear Throne lo evita todo lo posible… para que luego te sientas mal contigo mismo al morir. Porque eres inútil.

Si juegas 20 rondas de Nuclear Throne, en 19 de ellas morirás por tu culpa. Es cierto que dependes del azar a la hora de escoger mutaciones y encontrar armas, pero rara vez te cagas en el juego por no darte lo que necesitas. A veces no te tocan una o dos mutaciones que te gustan, o tardas varios niveles en encontrar armas buenas de verdad, pero realmente no termina siendo un problema. Como he dicho, lo normal es no tener mala suerte.

En otras palabras: si mueres, culpa tuya. Porque has reaccionado mal ante una situación, porque has tomado un riesgo cuando deberías haber sido prudente, porque las mutaciones que has escogido son malas, porque elegir esa corona fue un error, porque no sabes gestionar la munición… Cuando eres un profesional en Nuclear Throne, vas a llegar muy, muy, muy lejos. Todo es cuestión de práctica y habilidad (punto positivo).

¿Que Lil’ Hunter es difícil? Vas a ver tú lo que es difícil.

Si profundizo más en el tema puedo decir, además, que la forma en la que el juego es difícil también me gusta mucho. Sin duda hay enemigos que simplemente están overpowered, pero si tienes habilidad y eliges las mutaciones correctas tú también lo estás. De esta manera los enemigos pueden destrozarte un montón, pero tú también puedes ser una máquina de destrucción. Si juegas mal te castigan pero si juegas bien te recompensan. Vale, te acaba de atropellar una furgoneta así que te quito toda la vida, pero has elegido mutaciones de salud y estás resistiendo a la muerte destrozando a la IDPD. Toma unos paquetes de vida.

Ah, y no me puedo olvidar de los safe spawns, que nunca fallan desde la Update 99. No vas a morir por culpa de un spawn terrible. Aunque la situación tenga mala pinta, tienes un hueco en la pared donde defenderte hasta cuando creas conveniente. …A no ser que se te lance encima un Palace Dog o te lance un misil un Elite Grunt. Cárgatelos rápido.

3. CONTENIDO

Supongo que este es el apartado donde uno se puede quejar más. Cualquier jugador de Nuclear Throne sabe que el juego no ofrece una cantidad de contenido abismal como, por ejemplo, The Binding of Isaac. Hay alrededor de un centenar de armas (unas 116 si no he contado mal), pero unas cuantas se parecen; unas 30 mutaciones (más el par de ultras de cada personaje), 7 áreas principales más 8 secretas y 14 personajes, dos de ellos secretos. Oh, y también existen otras cositas como las coronas.

Es una cantidad de contenido que no está mal y se ajusta de sobra al precio del juego, pero tras muchas (muchísimas) horas te quedas con ganas de más y terminas recurriendo a los mods. Repito, no es una mala cantidad de contenido, el juego no da la impresión de estar incompleto; pero oye, que no me quejaría si añadieran nuevas áreas y enemigos (punto neutral).

Sin embargo hay que admitir que este contenido, pese a no muy abundante, es bueno. Bueno de verdad (punto positivo). Cada área es única, cuenta con sus propios enemigos (cada uno con sus mecánicas) y requiere tácticas diferentes. Las diferentes clases de armas presentan notables diferencias entre ellas, y cada combinación de clases da un resultado distinto al resto. Y lo que más me gusta: los personajes. Tu forma de jugar con uno será totalmente inútil en otro; son muy originales, con sus habilidades activas y pasivas, y el juego cambia según cuál elijas. Para dominar el juego tendrás que aprender a jugar 12 veces.

En cierto modo, la ausencia de mucho contenido queda compensada por la diversidad de éste. Cada partida tiene sus toques únicos gracias a ello.

…Por desgracia no puedo evitar mencionar algo negativo, que es realmente mi única queja importante sobre el juego: no vas a saber desbloquear la mitad del contenido sin una guía. Algunas cosas las desbloqueas por intuición, y otras las terminarás encontrando por accidente, pero… Uf. ¿Crees que alguien sabría desbloquear a Horror sin buscar en la wiki? ¿O desbloquear todas las B-Skins? Ni siquiera es fácil descubrir cómo hacer loop. Algunos consejitos de la pantalla de carga te ayudan, pero es insuficiente (punto negativo).

También me irrita que buena parte de la historia del juego tampoco esté presente en éste. Tienes que ir a la wiki para encontrar esa información, que los creadores contaron en diferentes momentos. Si en un futuro lejano alguien encuentra este juego y no tiene disponible una guía, sufrirá mucho.

4. GRÁFICOS

Los gráficos… supongo que tampoco son la gran cosa. A ver, es verdad que los colores son agradables a la vista y los sprites muestran bien el diseño de los personajes pese a su baja resolución, pero… pues eso, que la resolución es poca. Es evidente que el juego imita los gráficos de juegos retro, pero a lo mejor estaría bien añadir un puñado de píxeles más. Enter The Gungeon parece tener unos gráficos un poco más complejos y si no me equivoco también tiene 60 FPS en vez de 30.

También es verdad que unos sprites sencillos ayudan a que identifiques rápido a los enemigos y hacen que no te distraigas con los detalles. En fin, no diré que son malos gráficos (el problema es la resolución, nada más) pero aún así me gustaría ver el juego con más píxeles en la pantalla (punto neutral).

ESTO sí son graficazos.

También he leído quejas sobre las proporciones de la pantalla (4:3), que son como las de los ordenadores antiguos, pero están hechas así a propósito para que tengas el mismo rango de visión en horizontal y en vertical. Para mí eso está bien.

5. MÚSICA

Al igual que con la jugabilidad, no me puedo quejar en absoluto de la música. Para mí es una parte esencial del juego, parte de su identidad. Cuando todavía no había llegado al Trono, uno de los motivos por los que quería llegar a la siguiente zona era la música. ¿De qué forma el juego complacerá mis orejas esta vez?

La música de cada zona se adapta perfectamente a ésta, le da personalidad y hasta te indica lo peligrosa que va a ser. La música de la Frozen City te indica que será una zona larga y más dura que las anteriores; y la del Palace te recuerda que estás cerca del sagrado Trono, y que este lugar no es nada seguro. Lo mismo pasa con los jefes; ¿no notas la locura en el tema de Lil’ Hunter? Ah, y esos temas secundarios, que te recuerdan que en realidad este mundo posapocalíptico es trágico y triste…

Sin duda, Jukio Kallio ha hecho un trabajo excelente con esta soundtrack (punto positivo). El tema de los créditos es el toque final que la convierte en una maravilla. Kings and Queens of Wasteland we were, already forgotten the reasons to fight…

6. PRECIO

Y como siempre, al final tenemos aquello que a veces duele: el precio. El juego nunca (o casi nunca) tiene el precio rebajado, pero no hace falta. Vale 12€, lo cual es un precio más que justo por el contenido que ofrece (punto positivo). Lo es todavía más si tomas en cuenta la de horas que le echarás si te gusta. Según mi calculadora, cada hora de juego me ha costado 4 céntimos. No me puedo quejar.

RESUMEN

ASPECTOS POSITIVOS:

  • Mecánicas brillantes, combinadas con una dificultad y una velocidad que te volverán un adicto
  • Dificultad elevada pero justa y satisfactoria. El juego te castiga y recompensa cuando es debido
  • Contenido muy bueno, con personajes, zonas y enemigos únicos
  • Julio Kallio bendice el juego con una música espectacular
  • Precio totalmente justo. Podría valer el doble y seguiría estando bien

ASPECTOS NEUTRALES:

  • Cantidad de contenido normal. No hay un montón enorme de cosas por ver
  • El juego es agradable a la vista, pero puedes contar los píxeles

ASPECTOS NEGATIVOS:

  • Sin una guía no podrás desbloquearlo todo ni conocer todos los secretos del juego

NOTA FINAL:

9/10


From the day we were born it was bloodshed forever, we’ve seen enough comrades go dead in the night. Crítica terminada, amiguitos. Por fin. Perdonadme por haber tardado tanto, pero el sistema educativo no me está dando mucho tiempo libre últimamente. ¡Ni siquiera para jugar a Nuclear Throne! Quiero volver a llegar al loop 3 pero no puedo intentarlo muy a menudo. ¿Sabéis que la IDPD del tercer loop da miedo? Quizá ya sabéis que cambian un poco… Y se olvidan de cómo conducir.

Jugad por mí mientras tanto. Es un juego fantástico, como ya habéis leído, y si os van los juegos de este estilo os encantará. Sin duda. Lo pasaréis mal, lloraréis, pero merecerá la pena cuando lleguéis al Trono… ¡Cuidado con la alfombra! No os digo más. Está baratito. Id a por él. Y si no podéis pagarlo, o queréis probarlo un poquito antes de gastar vuestro dinero, os dejo este enlace. Eso sí, os recuerdo que es un indie y por lo tanto no es lo mismo que piratear un juego de una gran compañía. Por favor, compradlo si podéis, que Vlambeer ha trabajado muy duro en el juego y no gozan de excesiva riqueza.

Además, con la versión de pago podréis jugar con otras personas online gracias al mod Nuclear Throne Together. ¡Hasta cuatro jugadores a la vez! Y también os permitirá instalar los mods que queráis para seguir disfrutando tras centenares de horas. No os lo podéis perder.

¡Eso es todo!

Anuncios

Acerca de Unamigoloco

Free will is a myth. Religion is a joke. We are all pawns, controlled by something greater: Memes. The DNA of the soul. https://unamigoloco.wordpress.com

Publicado el abril 16, 2018 en Críticas y etiquetado en , , , . Guarda el enlace permanente. 24 comentarios.

  1. Antes que todo, no es post-apocalíptico? Perdón por la corrección, es que la entrada me parece muy buena.

    Debo admitir que si no hubiera sido por ti no hubiera probado este juego, y eso que lo considero uno de mis favoritos.

    Muchas gracias (?

    Los puntos positivos de la crítica me parecen bien, pero creo que podrías expandir un poco más los puntos negativos, no sé, la nota es demasiado buena.

    A lo mejor soy solo yo. No tengo nada más que decir. Perdón por la extensión del comentario.

    Es bueno volver a comentar por aquí.

    Me gusta

    • Lo busqué mientras escribía la entrada y aparentemente es más correcto ‘posapocalipsis’.
      He intentado pensar en más cosas que para mí son negativas pero no se me ha ocurrido nada más. Soy una persona a la que le gustan juegos/películas fácilmente y no suelo tener muchas quejas. De todas formas he buscado otras críticas y el 9 es una nota frecuente, así que me parece justa.

      Me gusta

  2. Conociendo tu curiosidad de naturaleza suicida, predigo que el proximo paso que daras sera en el terreno de un bullet hell de verdad.
    No lo puedes negar
    En este punto del camino la depravacion en dificultad se volvera tu pan de cada dia
    Cuando antes lo aceptes mejor

    Me gusta

  3. realemente es un juego muy bueno pero isaac le sigue ganado en todos los aspectos quizas nuclear throne sea mejor en cuanto a variedad de personajes pero en todo lo demas isaac sale ganador, aparte de que isaac me parece mas adictivo a nuclear throne le dedique mas o menos unas 150 horas mientras que a isaac……… solo digamos que el numero tiene 4 digitos y comienza con 5

    Me gusta

  4. Presidente Penecromado

    no tiene que ver con el tema de la entrada en si, pero hablando de juegos que la gente juega porque tu se los recomendaste…

    el otro día estaba fisgoneando en la tienda de steam y me encontré con una especie de version con mas contenido de One Shot (ese juegazo indie corto que se pasaba la cuarta pared por el forro del escroto)
    Sabes algo sobre cuanto tiempo lleva One Shot en steam o cuantas cosas diferentes tiene? por lo que he podido averiguar en su página, tiene “mecánicas que van mas alla de la ventana de juego” (como el original) pero pone que esta vez cerrar la ventana es seguro y se te guardará. Hay también un porrón de personajes diferentes, logros, y parece estar traducido a varios idiomas. Todo apunta a una versión mas “comercial” y extensa, pero sospecho que pierde varias cosas por el camino.

    Dime que sabes u opinas al respecto

    Me gusta

  5. ElTioMermelada

    Ya regrese. Buena Critica. Yo le hice una en Amino y le Di 9,4/10.

    Desde que lo recomendaste jugué hasta dejar el juego seco de desbloqueables. Gracias por darme un proposito.

    Me gusta

  6. Random one: Lil Hunter es dificil
    Yo: (BOI)

    Me gusta

  7. Presidente Penecromado

    Apartado 1-Jugabilidad y mecánicas
    párrafo 3
    línea 5

    “sinergías” no lleva tilde .-.

    Me gusta

  8. GhoulisweetGirl

    Es mi track favorito del juego. Siempre lo escucho cuando me pongo triste.

    Me gusta

  9. Ya basta! Todo el mundo habla de Loops y coronas y yo ni llegué al Trono! y eso que me considero relativamente bueno para los shooter roguelike :'(
    Cuando juego a ese juego mis manos se bloquean. Solo por eso dejé de jugarlo. (Ah, y porque no tengo pc xd)

    Me gusta

  10. Psicotiquismo Criticado

    Gracias a ti, empece a jugar ese juego y es lo mejor del mundo!!!

    Claro, lo peor que me pasa es que me borrar las partidas, la semana pasada me borraron la partida de 60% y 164 horas :’)

    Y puedo decirte que soy tan manco que solo llegue al loop tres veces c:

    Excelente critica, ya me dio ganas de jugarlo

    Me gusta

  11. Welp, me has convencido, voy a darle una oportunidad. Supongo que tendré que tirar de la versión crackeada porque soy pobre y realmente no puedo comprarlo, aunque me siente mal. Sólo espero que no pese mucho, que al único GB que me queda libre de espacio no es que le vaya a hacer mucha gracia.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: