Archivo del sitio

Se ha encontrado a Robo-Alex muerto en la terraza de un hotel de Miami

Buenos días. ¿Tardes? ¿Noches? Tengo algo que contaros.

He decidido empezar el año cargándome al personaje que representa a este blog, Robo-Alex, porque su existencia ya no tiene mucho sentido que digamos. El señor cabeza-de-ordenador-que-confunden-con-un-televisor puede descansar en paz. Ahora os lo explico.

Veréis, cuando creé este personaje en abril del año pasado la idea era tener algo que me representase. El personaje en cuestión era eso, obviamente. Un simple self-insert con una función sencilla, nada más. Con mi propia personalidad. En esos cómics con Spark y Springtrap (que quizás dan algo de cringe, ahora que lo pienso) se puede ver claramente. El problema llegó cuando quise hacer algo más con ese personaje, y que no se quedase en una simple representación.

Así empecé a crear una historia donde Robo-Alex era el protagonista. En un principio esto no suponía ningún problema para Robo-Alex. Amplié un poco el personaje y entonces diseñé a su alter ego, un vergonzoso Mary Sue que se transformaba en tus mayores miedos y no sé qué más. Qué horror.

El lío empezó cuando la historia empezaba a ser considerablemente grande. Poco a poco tanto el argumento como los personajes se volvieron más complejos, y a medida que iba mejorando mi habilidad para crear una historia… Me di cuenta de que el protagonista estaba siendo un obstáculo.

¿Por qué creí que esto era decente?

No puedes crear una historia decente donde el protagonista es un self-insert. Es absolutamente inviable. Así que poco a poco le empecé a dar una personalidad, igual que a los otros personajes que iba creando. Poco a poco se iba distanciando de mí, por así decirlo. Una de las primeras cosas que hice fue modificar esa cosa negra para que no fuese un Mary Sue. Después le quité esa ropa que no me gustaba nada; era una paleta de colores desagradable sumada a un ojo illuminati que estaba ahí porque me hizo gracia en su momento. No me convencía para nada.

(Si os gusta el diseño no os ofendáis, sólo digo que a mí personalmente no me mola.)

Pese a eliminar esas cosas, me inspiré en ellas para crear otras que sí están bien para la historia (que no os contaré, por supuesto). Pero no os confundáis; en esa historia no hay ni ojos triangulares ni un bicho negro con cuernos y el poder de causar terror.

Lo siguiente fue un cambio de nombre (que todavía no tengo decidido), y bueno… así en resumen he llegado al punto en que ya no siento que este personaje pueda representarme. Es mi personaje, no soy yo. La idea original de Robo-Alex ha muerto. Podemos decir que el personaje en sí ha muerto para dar paso a otro. …En la terraza de un hotel de Miami.

¿Y por qué os suelto todo este rollo? Pues primero para que sepáis que todo lo que habéis visto de Robo-Alex no es canon, no forma parte de la historia y merece estar en el fondo de la papelera. Olvidadlo todo. Tooooodo. Los dibujos, las referencias para dibujarlo, la información que di, toda esa porquería.

La segunda razón por la que os lo cuento es que no hagáis más fanart con el individuo en cuestión. Si os hace ilusión mandarme un dibujito es preferible que elijáis a algún personaje de la historia que sí he revelado. Ahora que lo pienso, no he enseñado mucho por aquí de estos personajes. Sólo por Twitter.

Tomad una galería de dibujos, pues. Son los personajes que he mostrado de momento. Debería pintar a dos de ellos. Podéis abrir las imágenes en una nueva pestaña si queréis verlas más grandes.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Y bueno… Supongo que ahora algunos os preguntaréis si buscaré otra forma de representarme. Supongo que sí. Intentaré evitar que se vuelva otro maldito personaje de esta historia interminable. Madre mía. El día que empiece el webcómic no terminaré nunca.

Mientras tanto, dejo a alguien que ya deberíais conocer en el icono del blog, pues Robo-Alex ya no puede estar ahí ni en ningún sitio. Os aviso de que en breve Donald abandonará cierta página secreta, y de paso cambiará la contraseña para que no entre ningún intruso.

¡Eso es todo!

PD. No preguntéis cómo afecta esto a los cómics de Spark porque ni yo lo tengo claro. Digamos que un día aparecí en las oficinas de Unamigoloco S.A. con un nuevo aspecto (todavía por determinar) y sin poderes de Mary Sue, y nadie hizo demasiadas preguntas.

Anuncios