Archivo del sitio

Nuclear Throne

Nuclear Throne es ese juego al que he jugado unas 60 horas en mes y medio. También es lo que ocurre cuando coges Enter The Gungeon, le quitas todas las mecánicas de The Binding Of Isaac y de paso le añades buena música y velocidad. Lo siento, gente, pero el Gungeon no se me hace adictivo. Muy lento.

Mejor vuelvo a empezar. Nuclear Throne es un shooter roguelike que ocurre en un mundo post-apocalíptico. Los humanos se han extinguido y ahora el mundo es habitado por mutantes, los cuales no paran de matarse unos a otros. Existe la leyenda de un trono, el Nuclear Throne, que dice que quien se siente en él hará que el mundo vuelva a la normalidad. Y eso es lo que intentarás tú eligiendo a uno de los mutantes del juego, cada uno con sus habilidades.

FLÄSHYN.

El juego destaca por su velocidad y su dificultad, que te hará llorar mucho durante las primeras horas. Eso sí, dependes de tu habilidad en el 90% de los casos (o más); si mueres, será culpa tuya. A medida que progreses podrás recoger radiación de los cadáveres de tus enemigos (además de todo tipo de armas), que te hará subir de nivel y elegir mutaciones para mejorar tu personaje. Sin embargo, cuando mueras, es volver a empezar desde cero.

Los gráficos del juego son un agradable estilo de pixel-art, que vienen acompañados de una soundtrack objetivamente buena (mejor que la de Enter The Gungeon, seguro). Todo esto, junto a unas cuantas cosas desbloqueablas, zonas secretas y partidas que pueden ser técnicamente infinitas, puede convertir a Nuclear Throne en una adicción que te hará olvidar que el juego va a 30 FPS. Aunque te dará bastante igual con esa jugabilidad.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Se encuentra a sólo 12€ en Steam. Es un indie, así que si tenéis dinero compradlo, pero si realmente no podéis, hay una alternativa.

Oh, y existe un mod para jugar online con otra persona, lo cual es igual de mortal.

Anuncios